g
Don’t mistake my kindness for weakness. I’ll choke you with the same hand I fed you with.
—Anonymous (via taratillinfinity)
REBLOG | Posted hace 12 horas With 121 189 notas + Ori. Via
tags: #quotes

seductivebody:

うたさんまとめ by あお

[Treehouse]

demisesnotes:

La misión se había complicado demasiado, siempre que debíamos juntar comida salíamos con la idea de no regresar…pero nunca me lo había tomado tan en serio como lo estaba viendo ahora. Usualmente eran sólo unos malditos hijos de puta por aquí o por allá, unos que caían a fierrazos o se podían perder corriendo un poco más fuerte.

Eso era lo usual, pero esta vez, nos estaban arrinconando. Tenía dos opciones, abandonar a Haru y usarlo como señuelo, soy más rápida que él, tarde o temprano lo atraparían…o bien, tratar de sobrevivir los dos. Quisiera o no, aún no era capaz de abandonarlo así. No cuando había logrado todo lo que quería, no cuando por fin estaba siendo correspondida, no cuando el mundo se había acabado para que esto fuese posible.

No tenía otra, teníamos que sobrevivir los dos o ninguno. Era lo único posible en este rompecabezas de opciones que se prsentaban frente a mis ojos.

Pensando en una vía de escape, noté el basurero. Si nos escondíamos dentro podríamos sobrevivir…pero Haru no me dejó ni plantear mi idea, arrastrada me hizo trepar nuestra única salida y saltar a la casa. Corriendo con la muerte en nuestros talones terminamos trepando a una vieja casa del árbol. ¿Aún existían lugares como estos en la actualidad? ¿Quién preferiría estar en una casa de madera a estar frente a un televisor? Bah, mocosos seguramente.

image

— Nada que cerca tarado, podríamos habernos escondido en el basurero que usamos de escalón si sólo pensaras un poco.— Reclamé dejándome caer sobre la vieja madera y mi respiración agitada trataba de regularse. No podemos pasar la noche aquí. Cerré los ojos tratando de calmarme y bufé por su pregunta, ¿de verdad se va a burlar de que terminamos en un sitio así?— Sí, lo vi. Pero no por estar en una casita de muñecas vamos a jugar al “papá y a la mamá”… tenemos que pensar como bajaremos de aquí. Lo más racional sería esperar hasta obtener un cebo o que estas mierdas se dispersen, creo que será una larga noche.—

Eres más imbécil de lo que pensé. Claro, ocultémonos en el basurero donde puede haber basura que nos termine lastimando como agujas, vidrios o maderas rotas, ocultémonos en el basurero donde esas cosas podrían voltear todo al ser muchos y terminaríamos siendo presa fácil.

Mascullé con fastidio y sarcasmo terminado por darle un zape a mi hermana, no tan fuerte pero sí lo suficiente como para molestarla. — Y además estás ciega. Mira dónde estamos, vamos… debes recordarlo, idiota. — Y tomando el rostro de la chiquilla, hice que volteara a ver a su alrededor para que se diera cuenta de dónde es que estabamos.

Solo había cambiado el color de la casa, todo lo demás estaba prácticamente igual.  Bueno, omitiendo las puertas y ventanas rotas, la maleza y que estaban rodeados por cadáveres ambulantes. Había que admitirlo, me daba un poco de nostalgia ver ese lugar ahora hecho pedazos. Ahí había pasado gran parte de mi infancia y me recordaba a mí mismo queriendo subir a la casa del árbol y a Natsumi prohibiéndome el paso diciendo que ese era su lugar de juegos.

Era ese tiempo en el cual yo la seguía a todos lados esperando que en algún momento me aceptara y quisiera como un hermano, antes de que me diera cuenta que por causa de su rechazo la veía como a una mujer y no como a una hermana, y el resultado era lo que ahora pasaba entre nosotros. Me pregunté ¿qué hubiera pasado si hubiéremos llevado una relación de hermanos normales? ¿Aún seguiría sintiendo algo por ella? Es decir, algo más que amor fraternal.

Intus Timores

genjou-destruction:

Arcana aún podía sentir el pitído en sus oídos producto de las poderosas campanadas del reloj, lo cual encontraba extrañamente divertido, pero tuvo que desistir de seguir disfrutando de este pequeño placer debido a que la persona que la acompañaba demandaba su atención. Pero, de nuevo… ¿por qué estaba con ella?

—Abaddon… —repitió, sintiendo que había oído esa palabra antes—. ¿Sentido? ¿Yo? ¿Traer? Sentido… sentido… —pensó por varios segundos—. Soy Arcana. —dijo sin más.

image

En realidad no entendía… es decir, cuando iba hacia el reloj se lo encontró y… bueno, solo lo vio ahí. No podían culparla, no podían, es decir, lo había visto ahí, y además despedía esa poderosa aura tan desagradable inherente a todos los Alter Ego, entonces…

—Tenía que llegar antes de la hora en punto, ¿ves? Sino no estaría aquí antes del primer campanazo, y debía verlo, pero te encontré, y si te perdía, no podría encontrarte, así que te traje conmigo. —sonríe.

image

Ah, y hablando de perder…

—¡Abaddon! ¡Lo recuerdo, recuerdo! Líder Mirror te mencionó antes, lo hizo, lo hizo, te mencionó. ¿No es maravilloso?

— Abaddon permaneció en silencio mientras la otra hablaba literalmente cosas sin sentido lo cual a él, alguien bastante práctico y serio en actuar y pensar le resultaba algo irritante. Esa chica estaba falta de más de un tornillo y era mucho decir por parte de él, porque sabía que él mismo tampoco estaba del todo bien de la cabeza, sabía que en sí los Alter Ego no los tenían todos consigo pero ella, ohh, ella era la que hasta ahora se llevaba el premio.

Una mirada de ligero fastidio era la que tenía, hasta que al fin dejó de hablar, mencionando a Mirror. — Sí, supongo que me mencionó. Tú y yo somos iguales después de todo. Bueno… “iguales”. — miró por unos instantes el reloj que por fin había dejado de sonar y tomó algo de aire pidiendo paciencia interiormente. — No comprendo qué tiene eso de maravilloso, nosotros somos bastantes.

Se dice que la primera impresión es la que cuenta, y Arcana no había hecho un buen trabajo con el muchacho, pero bueno… Era su oportunidad de conocer un poco más de sus compañeros si es que ella lograba usar el razonamiento y hablar de algo coherente. — Arcana, tú eres como yo. Y seguro conoces a más alter que yo ¿Podrías halarme de ellos?

[De campamento]

skyonheavenlyfire:

Cerro sus ojos y esbozo su mejor sonrisa mientras ladeaba su cabeza ¡Oh bueno, cualquiera podria pensar que con lo avanzado de la tecnología no hubiera lugar que no alcanzara! ¿Verdad? Ella siempre lograba superarse a si misma en cuanto lo distraída e inocente que podria ser — Seré sincero, por supuesto que sabia que no habia señal, es un bosque Kuriyama-san pero ya veras como al rato se te olvidara siquiera que has traído tu móvil-- guiño su ojo tras eso dejando ya el tema de la señal zanjado por su parte. Había vivido un tiempo oculto entre un bosque a las afueras de la ciudad, esto era de sus lugares favoritos si le preguntaban. Miro las rodillas de la mas joven y si, sin duda se habia hecho daño y agradecía el haber venido preparado para esas situaciones. Rasco su cabeza mientras una risita entrecortada afloro — Bueno, predecible no es.. oh bueno es que tienes tu historial ¡Ya sabes! — agrego sin ánimos de hacerla sentir peor pero satisfecho consigo mismo por saber que eventualmente pasaria y ¡oh bueno! habia sonado mal el tono con que lo dijo así que sacudió su cabeza tras eso sacando su brazo de una de las tiras de su mochila para poder buscar en el interior de esta con mas comodidad, siguiendo a su compañera herida hasta el tronco donde tomo asiento.

De su mochila saco dioxogen para limpiar la herida, algodón y las venditas para sus rodillas, volvió a poner como debe la mochila y se agacho frente a ella y se dispuso a curar de sus heridas, que comparadas con otras que se habían ganado eran niñerías , pero de todas formas merecían atencion, sabiendo lo incomodo que era andar por esos terrenos con una herida abierta al aire libre, no, sin duda mejor vendarla — ¿Eh? ¿Emparedados? — escucho su breve explicación sobre en que habia ocupado su dinero y sonrió nuevamente.

image

Ya veo,si quieres en un momento los compartimos ¿vale? — sugirió, usando procediendo a aplicar el antiséptico en las heridas para así luego cubrirlas, ocupando una expresión de concentración total aunque sin dejar de prestar atencion. Solo alzo la vista cuando hubo terminado y escucho su comentario sobre los demás, mirando por sobre su hombro a los demás chicos compartir y comenzar a formar los típicos grupos que se forman en los campamentos.— Si, eso parece… la primera vez que vine a uno pensé exactamente lo mismo, aunque ahora conozco a varios de mis compañeros y eso… estoy seguro que con el tiempo el socializar con ellos no sera un problema, estoy seguro que tarde o temprano se darán cuenta de lo interesante que puedes ser Kuriyama-san. Total te quedan aun dos años mas — anuncio lo ultimo justo en el momento en que terminaba de poner la ultima venda, satisfecho nuevamente de si mismo.

Entonces ¿Has dicho emparedados, verdad?

Claro que tenía su historial, ella era la torpeza encarnada después de todo y cada persona que hubiera hablado con ella más de 10 minutos se podría dar cuenta, pese a que siempre quería aparentar tener el control de la situación la verdad es que era pésima en básicamente todo. En un principio incluso era pésima para atrapar yomus y eso sí era el colmo, además aún usando gafas terminaba tropezando o cayéndose en y de todos lados.

Ahh, menos mal que Akihito estaba preparado para esa clase de cosas que si bien, tal como el otro pensaba, no eran la gran cosa comparando esos raspones con heridas anteriores en peleas, igual resultaba molesto y ardía mucho. Se aseguró de mantener su falda en su lugar mientras el rubio le ayudaba, apretando un poquito los labios por el ardor del antiséptico y la limpieza, hasta que los raspones quedaron limpios y cubiertos. Suspiró con la mano sobre del pecho, manteniendo los ojos cerrados unos instantes. ”Concéntrate Kuriyama, deja de ser tan torpe.” Se dijo a sí misma, poniéndose de pie y asintiendo.

Ahh, sí. Bueno como ya dije no es nada maravilloso, pero es algo… — Tomó su mochila y rebuscó en ella hasta dar con un bento rectangular donde traía cuatro sándwiches de jamón, queso, lechuga y tomate además de unas cuantas salchichas cocidas con forma de pulpito que era lo único que le salía más o menos decente. Con los labios ligeramente fruncidos y esperando que los otros compañeros de clase no le vieran, extendió el bento hacia el rubio. — Si no le gusta puede dejarlo, no es necesario que comas todo senpai. — Por lo demás… Mejor omitir el tema.

El socializar en verdad no se le daba NADA bien, más que nada era porque no sentía que mereciera el derecho a tener amigos, y aunque había personas que lograban pasar esa barrera (como Akkey), eso no significaba que se sintiera con un poco más de confianza respecto a los demás. — ¿Qué es lo que se suele hacer en esta clase de salidas? — Cuestionó, tomando un sándwich y mordiendo el mismo. Pues… no estaba tan mal, suponía era porque eso no se tenía que cocinar ni ponerle sal, siempre le ponía mucha sal a la comida cuando cocinaba, desgraciadamente. 

[E R R O R]

maka-akechi:

Los ojos de cachorrito… No iban a convencerlo esta vez. ¡En absoluto, no! Ya había hecho su buena acción de la noche, y estaba en todo su derecho de usar el tiempo libre como quisiera. Curioso como ni la buena acción ni el tiempo libre estuvieran planeados. 

Leería hasta hartarse, sería el primero en levantarse como casi siempre, los sorprendería a todos con el desayuno listo en la mesa, y…
¡Ah, por Bishamonten! ¡A quién engañaba! Por más terco en sus decisiones que intentara parecer, la mayor parte del tiempo no sabía decir que no.

Owata.

—No es necesario que me cantes, yo no soy quien tiene problemas para conciliar el sueño. —Soltó un largo suspiro al terminar esa oración. No quería explicarle su problema de no poder dormirse de nuevo—. Pero creo que yo sí podría cantarte algo a ti, quizás ayude. 

Esperó pacientemente a que Kaito terminara de beber su leche tibia, habiendo caminado hasta quedar junto a la perta de la cocina. Fuera sólo se veía la sala en penumbras, y el silencio que reinaba en la casa y en general en el barrio era casi sepulcral. 
Como en una película de terror. Suerte que él no se asustaba con ese tipo de cosas.
… Tanto. Al fin y al cabo, eran hechas para asustar a la audiencia.

—¿Listo? Te dejaré dormir conmigo por esta noche. —Y apenas vio que había dejado la taza a un lado, apagó la luz de la cocina, dejando todo el primer piso a oscuras.

¡¿De verdad?! ¡Yahoo, Gakupo cantará para mí! — Celebró, hasta el momento en que las luces se apagaron después de haber dejado su vaso en el lava platos. Todo estaba muy oscuro y sintió un escalofrío recorrerle la espalda lo cual así mismo, hizo que se pegara a Gakupo abrazándole del brazo y temblando. — Vámonos Gakupo, vámonos ya.

Pidió, jalando al samurái por las escaleras para subir a las habitaciones. Siguió jalándole hasta que logró ver algo de luz y entonces se sintió mejor, más no se despegó del brazo del otro, parecía un niño en navidad, bastante feliz ahora que el “peligro” que les esperaba en las sombras se había ido y que Gakupo había accedido a prestarle su cama y compañía.

Finalmente entrando a la habitación, el azul le soltó y trepó en la cama asegurándose de dejar un buen lugar para Gakupo, cubriéndose con la sábana que había traído desde su habitación y esperando recostado ahí con una sonrisa notable.

¿Y qué canción me vas a cantar? Oyasumi no uta me gustaría, ahh pero olvídalo, cualquier cosa que cantes me hará dormir. — Pausó, procesó… ¡Reaccionó! — ¡A-Ah! ¡No es que tus canciones me den sueño o que sean aburridas!  Me refiero a que seguro me relajarán porque tu voz es genial. — Se corrigió, cubriéndose la mitad del rostro con las sábanas. De ser Meiko seguramente ya le habría golpeado. De hecho de ser cualquiera de los otros ya le habrían golpeado.

[That old symphony]

godivarose:

Se estremeció con aquellas notas estridentes que tocó el vampiro, por lo cual se giró violentemante y caminó hacia él, tomándo las partituras y tirándolas al suelo.

—¡Entonces mátame! ¡Mátame y deshaste de mí de una vez! Asi ya no tendrás que preocuparte por “salvarme”.— Dijo esto último haciendo las comillas con sus dedos, su mirada reflejaba odio y temor, no deseaba convertirse en la bestia que Lestat decía, y el único método que podía prevenirlo iba en contra de su voluntad.

image

—No quiero… no…— sus ojos se tornaron brillosos y las lágrimas de sangre estaban a punto de salir y teñir de rojo sus mejillas cuando nuevamente dirigió la vista hacia el rubio, quien podía darse cuenta de la crisis por la que pasaba. —¡No quiero convertirme en una bestia como tú, quiero conservar lo poco que me queda de humanidad! ¡Por favor Lestat!— su mano derecha fue a su frente en un intento por calmarse.

¡Eres patético! — Grite esta vez, poniéndome de pie abruptamente desde el asiento del piano. Mis manos lanzaron al piso una copa de cristal que obviamente no contenía vino que había dejado encima del piano y seguí avanzando hasta él tirando todo a mi paso con una furia bestial, me irritaba sobremanera el verlo lamentarse sobre las miserables vidas humanas, seres inferiores, pues nosotros estábamos incluso más allá que cualquier ángel o demonio del que los libros hablasen ¡Éramos seres prácticamente perfectos! Y él se negaba a aceptar el regalo que le había dado ¡Lo que él me había pedido cuando buscaba no otra cosa más que la muerte!

¡Él me había pedido convertirlo en lo que era! ¡Él me pidió volverlo la misma clase de monstruo que yo! Y en mi soledad, yo, quien le busqué, había accedido a ello, a condenarlo a los mismos pesares que los míos esperando que el camino por el Jardín Salvaje con una compañía como la suya, resultara al menos un poco más reconfortante. Rasgué con mis uñas largas y cristalinas los cuadros que había en mi camino así como el papel tapiz que cubría la habitación, hasta finalmente tenerle cerca y tomarle el rostro con ambas manos.

Aquellas lágrimas de sangre que representaban en todo su esplendor la agonía de un vampiro estaban a punto de teñir sus pálidas mejillas, gruñí, apegando mi frente a la suya mientras mis dedos acariciaban esa piel de porcelana con una delicadeza incluso más sublime que con la cual tocaba sonatas en el piano. — Yo te hice, Louis. Yo te convertí en el monstruo que eres, aquel ser que tanto odias, el mismo monstruo que soy yo. Puedo hacer muchas cosas viles, pero mi querido Louis… No puedo destruirte.

— Mi voz parecía haberse suavizado, mi estado de ánimo era tan cambiante como la marea. — ¿No lo entiendes Louis? Nosotros debemos desligarnos de esa humanidad, debes poner fin a tu sufrimiento y aceptar lo que eres… Un monstruo.

|| Confusions ||

monokurobitterness:

Kuroh, realmente pareces un hombre de otra era… —dijo con tono burlón, pretendiendo aires de aristócrata de los años 1800’s. Seguro que el mayor se molestaría por su burda imitación del mismo, como siempre, pero ya era algo tan habitual que era algo difícil no hacerlo— Bien, primero revisemos este mapa que tomé de la taquilla —agitó el trìptico, que al ser desplegado, en una de sus caras, se vislumbraba un mapa de todas las secciones y atracciones del lugar.

image

Mmm… las montañas rusas están dispersas por todo el parque, seguramente para obligarte a caminar por todo el lugar y entrar a las demás atracciones —comentó el albino, sus ojos paseando de un punto a otro para decidir a donde ir primero.

Decidiendo al fin un lugar por el cual comenzar, Shiro dobló nuevamente el mapa, enredó su brazo en el del pelinegro y jaló de él. Iremos primero al tobogán de agua. —Empezaremos por una atracción sencilla. Aquí no hay que preocuparse por que te pongan de cabeza o nada parecido. La adrenalina no es tan intensa. Y siéntete afortunado que no haya querido que tu primera vez fuera intensa —sus ojos ambarinos reflejaban cierta malicia, así como la pequeña sonrisa plasmada en sus labios. —Aunque si tienes miedo, puedes sujetarte de mi… amada esposa.
image

¿Eso es algo malo? — El samurái no comprendía si eso representaba algún problema, pues para él era mejor, descubría cosas nuevas, cosas interesantes y cosas que a otros le parecían muy normales él las encontraba fascinantes. Sin mencionar claro que su forma de ser y modales eran los de un hombre de otra era, como bien había dicho el albino.

Los chicos de esos días parecían tan rebeldes, ruidosos y problemáticos que a Kuroh le resultaba mejor ser tal y como era. El pelinegro observó el mapa que el más bajo sostenía, tratando de descifrar qué era cada atracción pues tenían nombres muy curiosos; montaña rusa, coches locos, rueda de la fortuna, etc. Shiro parecía más familiarizado con esa clase de cosas, su brazo entonces fue tomado por el menor quien le jaló con él, alegando nuevamente lo de la esposa.

El estar con el brazo entrelazado del menor no es como que le molestara pero ese apodo era fastidioso y embarazoso, así es que con una sonrisa de medio lado que no reflejaba nada bueno, el mayor desenvainó ligeramente su katana solo para mostrar el filo de esta a la luz del sol.

Realmente quieres que te corte la lengua ¿Eh? Me enfrentaré a lo que sea, no me asusta. — Claro, eso decía ahora pero apenas viera a lo que se enfrentaría en la montaña rusa seguramente cambiaría de idea. No le quedó por ahora más que seguir al albino hasta la dichosa atracción, esperando que los gritos que escuchaba por casi todo el lugar fueran de emoción y no por otra cosa.

askpuddinghead:

"Beat night 7 all level 20."

izumou:

Free! :: Rei Ryugazaki
(insp.)